Obradoiro Dixital / Revista de Arquitectura / Marzo 2018 / Colexio Oficial de Arquitectos de Galicia

Bodega no Ribeiro

Finalista COAG XVI
Proxecto Fin de Carreira

O Carballliño. Ourense
Estefanía Grandal Leirós

Texto

Arquitectura del vino

El vino es tradición, es cultura, es resultado de un proceso vivo, natural pero conducido por el hombre que se desarrolla de forma ritual año tras año y que necesita del cobijo de la tierra o del amparo de la mejor técnica constructiva.

Situación

El proyecto se sitúa en una parcela de la parroquia de Cabanelas en el barrio de Quintela, dentro de la zona de denominación de origen de O Ribeiro. El pueblo de Cabanelas goza de gran fama en toda la comarca por la excelente calidad de sus vinos, en especial de los tintos, característicos de esta zona.

La parcela está construida en gran parte de su superficie. Existen varias líneas de socalcos con viñas del denominado tinto de Cabanelas, que se van a respetar, poniendo en valor su antigüedad, así como su ordenación dentro de la parcela. Aparecen también muros de contención del terreno, un muro perimetral de 1.80 m de altura que delimita la parcela, además de cinco edificios de distintas características en estado de abandono, que se integrarán como parte activa del programa de la bodega.

Dentro de la parcela existe una porción de terreno central, sin estructurar que divide el conjunto en dos zonas claramente diferencias: de zona de cultivo de las viñas, con una estructura marcada por los socalcos y las cepas; y la zona de las ruinas. Se estable como propósito que la bodega articule estas dos realidades tratando de dar coherencia y sentido a la totalidad de la parcela, convirtiéndose en un elemento ordenador y estructurador del conjunto.

La parcela cuenta con un importante desnivel de 20 metros entre la parte norte y la sur, que será aprovechado para propiciar el funcionamiento de la bodega por gravedad: los tractores introducen la uva a cota 231, y los camiones recogen el producto elaborado 10m por debajo conectando directamente con la carretera principal.

Estas son las condiciones de partida que impone el lugar, el edificio trata de responder a ellas, adaptándose lo máximo posible y minimizando el impacto; será un edifico único que solo podrá integrarse en esta parcela, dialogando con una topografía, vegetación, historia y cultura inherentes a ella y a su entorno.

Ideas y objetivos

El proyecto se articula siguiendo las líneas ordenadas impuestas por las viñas, tratando así de dotar al conjunto de la parcela del mismo orden existente en las cepas y socalcos, consiguiendo completar la realidad construida y actuando como un hilo conector que refleje una estructura única.

Este orden se percibe en el proyecto a través de las fachadas y los lucernarios lineales que sobresalen marcando las tres direcciones ya existentes. La luz es una parte más del proyecto, no sólo el modo en el que se introduce la luz en los distintos espacios, sino como se proyecta hacia el exterior, creando una imagen nocturna reflejo de la arquitectura proyectada.

El recorrido propuesto por el edificio pretende transmitir una sensación de grandeza, intemporalidad, reposo, silencio, con continuos contrastes de luz que guiarán al visitante por todas las etapas de un proceso vivo y cambiante como es el de la creación de un buen vino. La luz, dota de personalidad a los distintos espacios, el recorrido está marcado por los contrastes entre zonas muy iluminadas y zonas casi oscuras, luz directa y luz indirecta, lucernarios, grandes ventanas, huecos longitudinales... todas estas variaciones son parte de la esencia del edificio.

Se puede dividir el proyecto en dos objetivos diferenciados:

_El urbanístico, que tratan de integrar el nuevo proyecto en la realidad existente de la parcela. El edificio surge del estudio de la realidad existente y como respuesta a ella.

_La organización del proceso del vino en el interior de la bodega, de modo que las labores destinadas a la producción del vino no se crucen con las visitas relacionadas con el turismo enológico; esto se consigue con el estudio de una sección característica en cada situación.

El vino sigue un proceso industrial desarrollado en una línea en la que se producen diferentes acciones para pasar de la uva al vino: sala de elaboración, fermentación, cava en barrica, embotellado, cava en botella, almacenaje y distribución. Este proceso debe integrarse con el recorrido interior para el turismo enológico, que discurre de forma paralela y secuencial por todo el proceso de elaboración del vino, finalizando en la sala de catas. Este recorrido nunca entorpecerá el proceso de producción del vino por ello se podrán realizar visitas durante la época de vendimia pudiendo así observar y entender toda la realidad del proceso. Se genera también un recorrido exterior por la parcela, adaptando el terreno a una pendiente nunca superior al 6%, creando un sendero que será accesible a todo el público y discurre por las cubiertas del edificio y entre las viñas existentes en la parcela.